Rocío Bonilla es una autora infantil que en Mundo Creati nos encanta, y hemos aprovechado este verano para charlar con ella sobre su trabajo, la importancia de acercar los libros a los peques de la casa, y de crear momentos de lectura compartida.

Como pasa con muchas personas, la relación con el dibujo de Rocío es un tanto atípica, llena de casualidades. “Yo me considero autora infantil, no me considero escritora, porque cuento historias, a veces en imágenes y a veces en palabras. Ambas forman el álbum ilustrado, que es el formato que a mí me gusta trabajar”, insiste. Licenciada en Bellas Artes, después de muchos años trabajando en publicidad alejada de los lápices, volvió a su verdadera vocación. Siendo sus hijas pequeñas, empezó a dibujar haciendo murales y enseguida comenzó a colaborar con una editorial especializada en libros infantiles. “Yo creo que el universo es como un puzzle, y en mi caso he ido encajando piezas y se ha puesto todo en su sitio (…) La maternidad me dio un giro, pero algo muy mundano: los niños son pequeños, les compras cuentos, y de repente vuelves a tomar contacto con el mundo de la ilustración”, nos cuenta Rocío entre risas. 

Unas ilustraciones con muchas lecturas

Sus ilustraciones son cercanas, simpáticas e invitan a la imaginación. En otras ocasiones, al volver a mirarlas encontramos otra perspectiva y otra pequeña historia dentro de ellas, y eso las hace más interesantes todavía, inagotables. Rocío nos explica su metodología de trabajo: “cuando he terminado con una ilustración lo mejor es guardarla, dejarla respirar y al cabo de unos días la retomo y la veo de otra forma.” Sus 3 hijos son sus mayores seguidores y críticos, y nos cuenta cómo tiene en cuenta las valoraciones y percepciones que le hacen de su trabajo. “Cada uno me ayuda a su manera: la mayor es mi conciencia, me aconseja cuándo terminar. Es súper perfeccionista y me entiende muy bien. La mediana ha sacado el gen artístico: pinta en óleo, escribe, es muy creativa… es más a la que cuento mis ideas y me aporta creatividad. El pequeño tiene 12 y es mi estudio de mercado: una vez hecha la ilustración, se la enseño sin decirle nada y le miro la cara. Me fijo en dónde se le van los ojos y en qué momento me sonríe. Él es el lector piloto, en el que veo la reacción.”

El álbum ilustrado es un libro de 0 a 99 años

Aunque pueda clasificarse como libros para niños, los libros de Rocío están pensados para que los disfruten padres y madres, abuelos y abuelas, nietos y nietas. “El álbum ilustrado es un formato mágico, permite que los niños cuando son pequeños y no han aprendido a leer palabras pueden interpretar la historia a través de las imágenes. Pero también permite el momento compartido con un adulto que le pueda leer el texto y acompañar así un momento de lectura compartida. Luego puede leerlo el niño por sí mismo cuando aprende a leer texto, pero es que además, cuando va creciendo y su desarrollo madurativo va avanzando es capaz de leer las imágenes de otra forma”, dice insistiendo en que no es lo mismo la historia que va a entender un niño de 5 que otro de 8 años.

En sus libros, el texto y la imagen juegan dos papeles independientes pero fundamentales. Además, se pueden encontrar un montón de guiños y mensajes que hacen que tanto la ilustración como el texto se complementen y relacionen entre sí: “me parece muy interesante que haya pequeñas historias dentro de las historias. Me encanta la intertextualidad, que dentro de un libro estés viendo las ilustraciones y haya menciones o referencias a otros libros”.

Abuelos, una historia generacional para toda la familia

Abuelos es su último libro, publicado justo a comienzos de marzo, y lo cierto es que se ha convertido en una especie de homenaje a nuestros mayores en estos tiempos tan complicados. “Es un libro que habla de la trasmisión generacional”, explica, insistiendo en la idea de que la mayoría de las veces se nos presenta a los mayores desde la enfermedad o la muerte cuando muchas veces son esos abuelos y abuelas los que van con sus nietos a comprarles un cuento. Rocío buscaba escribir un libro positivo sobre los abuelos, donde ellos se sintieran identificados. “Los abuelos de hoy día son jóvenes y dinámicos, y han adquirido un papel fundamental. En ese momento quise hablar de la trasmisión generacional no de padres a hijos sino de abuelos a nietos.

En Abuelos habla también de temas importantes como el alzheimer, la inmigración, el amor en la vejez, la viudez y la muerte… pero desde los ojos de un niño. Cómo el niño ve a su abuelo y a los abuelos de sus amigos. Los libros de Rocío hablan de historias cotidianas, de cosas con las que cualquiera nos podemos sentir identificados. Cada historia tiene diferentes estratos de lectura, y ahí radica su importancia: podemos leer el libro, pero no lo agotamos, porque podemos ver la historia desde otro enfoque.

Rocío Bonilla autora infantil ilustradora cuentos para niños

Rocío Bonilla es autora infantil desde 2011. Ganadora de diferentes premios por su trabajo, lleva unos 50 libros publicados que han sido traducidos a más de 20 idiomas. Como ella misma se define, «trabajo principalmente para los niños. Mis tres hijos son mis mayores críticos y mis mayores fans. También me ganan al memory, sobretodo el pequeño. Me gusta cocinar, hacer ositos de crochet y escuchar a Billie Holliday. Si fuera un animal sería un periquito. No me canso de dibujar.»

©  Imágenes: Rocío Bonilla