El uso de las nuevas tecnologías en la educación

El uso de las nuevas tecnologías en la educación

2019-07-24T15:32:54+00:00 25 enero 2019 |Actualidad|

Creemos en la importancia que tienen las nuevas tecnologías como recurso pedagógico que refuerza la motivación del alumno/a a través de un aprendizaje visual e interactivo.

Sin embargo, un posible error de este enfoque metodológico radica en confundir la tecnología como medio, que tiene una finalidad instrumental, con un fin en sí mismo. Es entonces cuando la tecnología, lejos de producir beneficios constructivos desde el punto de vista del conocimiento, genera la situación opuesta del desarrollo de la dependencia.

El papel de la tecnología en la educación

El verdadero reto de nuestro tiempo es el uso inteligente de la tecnología. Una utilización razonada que responde a preguntas tan básicas como por qué (la causa del uso) y para qué (la finalidad). Tenemos que tener en cuenta que la tecnología no puede sustituir otros elementos más importantes que tiene un ser humano ante el estudio: la constancia, el interés, la curiosidad y la concentración.

Por ello conviene acompañar a los alumnos en este descubrimiento de los recursos humanos, porque la tecnología no tiene un fin sustitutivo sino complementario. Por muy asombrosos que resulten los medios técnicos nunca son tan perfectos como el ser humano que, a diferencia de la tecnología, no es un medio sino un fin en sí mismo.

La experiencia del alumno habituado a la tecnología describe el perfil de un estudiante acostumbrado a la novedad continua. Sin embargo, la realidad es que en el estudio también hay rutina y el uso constructivo y moderado de la tecnología previene el aburrimiento ante los libros.

Las nuevas tecnologías ofrecen nuevas posibilidades a los alumnos de este tiempo que hubiesen sido inimaginables hace solo algunos años. Sin embargo, uno de los errores que podemos cometer es creer que es muy fácil utilizarlas cuando la implicación de su uso va más allá de un manual de instrucciones. Es decir, es importante que formemos a los alumnos en el conocimiento de sus ventajas, sus beneficios, sus fortalezas y sus inconvenientes.

Observar la realidad a través de una pantalla es algo con lo que se sienten familiarizados los nativos digitales. ¿Y cuál es el efecto negativo de esto? la posibilidad de crear un estilo de vida centrado en la tecnología como hilo conductor del ocio y el tiempo libre. La tecnología es un recurso al servicio de la persona, no al revés. Por tanto, no debemos desvincular la utilización de estos elementos de su funcionalidad práctica adaptada a un contexto específico. Por muy acostumbrado que estemos al uso de la tecnología no perdamos la costumbre de hacernos preguntas constructivas en torno a su uso correcto.

Por tanto, las nuevas tecnologías en educación son especialmente útiles y prácticas en función del contexto y la finalidad. Por ello es tan importante que acompañemos a los alumnos en este proceso de descubrimiento para no confundir el todo con la parte y no reducir la realidad a los márgenes de una pantalla.